El Fantasma de la Ópera: un gran éxito de Broadway

El Fantasma de la Ópera está considerado como el musical con más éxito de todos los tiempos y es el que ha permanecido más tiempo en cartel de toda la historia de Broadway. Se estrenó en el teatro Majestic en enero de 1988 y todavía sigue allí, lo que significa que el pasado enero cumplió nada más ni nada menos que… ¡26 años en Broadway!

Además, con una recaudación mundial de más de 5.600 millones dólares, El Fantasma de la Ópera también es el espectáculo que más dinero ha ingresado en la historia del teatro. Ya lo han visto más de 130 millones de personas en todo el mundo desde su estreno en Londres en 1986. Con todos estos datos, no os extrañaréis si os cuento que, en 1998 ganó la friolera de 7 premios Tony, incluyendo el de Mejor musical.

 

Pero, ¿Cuál es el secreto de tanto éxito?

Sin duda, todos estos datos no son casuales. La espectacular partitura llena de contrastes sonoros del compositor británico Andrew Lloyd Webber, tiene  mucho que ver. En 1984 se puso en contacto con Cameron Mackintosh, coproductor de Cats (que también compuso Webber), para proponerle que trabajaran juntos en este musical. Consiguieron un elenco de lujo y, bajo la dirección de Laurence Connor, que también estuvo a cargo de la nueva versión de “Les Miserables”, llevaron al Fantasma de la Ópera hasta lo más alto.

Otro ingrediente  para un triunfo tan espectacular es, por supuesto, la historia. La novela de terror, romance y misterio del francés Gastón Leroux sirve de base para un guión perfectamente adaptado a los escenarios por Stilgoe y Webber. ¿Quién no se rendiría ante una exhibición de amor, de obsesión y de misterio como esta? El fantasma de un compositor desfigurado que habita en los pasadizos subterráneos de la Ópera de París representado por Cooper Grodin tan pronto nos conmueve como nos aterra. Christine (Julia Udine) es una hermosa soprano que se convierte en su obsesión. Abrumado por la soledad, el fantasma pasa las horas componiendo óperas para ella.

Los trajes exhuberantes, las canciones clásicas “All I Ask of You”, “Music of the Night” y “Think of Me” entre otras y los efectos especiales, hacen de este espectáculo una obra maestra que continua reinventándose, pero sólo un poco;  porque, en esencia, se mantiene fiel a las primeras representaciones. Quizás el cambio más significativo esté en las escenas de la Óera, que ya no son parodias bufonescas, sino que representan fragmentos de óperas de calidad.

La audiencia ha hablado y éste espectáculo de Broadway promete seguir conquistándonos en Broadway por muchos años. Si no la habéis visto todavía, os la recomendamos y, si ya la conocéis..  ¡Contadnos! ¿Qué os pareció? ¿Creéis que su éxito es merecido?

 

Inglés, Francés, Catalán

No comments yet.

Leave a Reply

*