Comer en el famoso restaurante de Seinfeld en Nueva York

No hay que ser fan de la famosa comedia de los años ochenta Seinfeld para disfrutar de su delicioso desayuno típicamente americano. Yo diría que solamente los panqueques (tortitas) con mantequilla y jarabe, acompañados de bacon, son motivo suficiente para ir al restaurante de Tom que inspiró la cafetería de la serie.

 

Comer en el famoso restaurante de Seinfeld es toda una experiencia

Dicho esto, comer en el famoso restaurante de Seinfeld es una experiencia muy divertida para un fan, porque es como entrar en la comedia desde el momento en el que el taxi te deja delante de la fachada del comedor de Monk. El mismo en el que Jerry, Elaine, Kramer y George solían pasar el rato para charlar sobre cualquier tema, tomar café descafeinado y comer grandes ensaladas.

Así que eso fue exactamente lo que hicimos un día que nos pilló con lluvia en Nueva York. Decidimos que necesitábamos llenar nuestros estómagos antes de dirigirnos a nuestro  Tour  NYC de compras Outlet  y paramos un taxi amarillo. Comer en Seinfeld resultó ser una excelente elección y una experiencia muy especial para contar a nuestros amigos – o para escribir en un blog 😉

Elegimos una mesa junto a la ventana, porque los taburetes del bar estaban ocupados en su mayoría por hombres que devoraban su primera o segunda comida del día. Como teníamos un poco de prisa pedimos lo primero que nos llamó la atención del menú: una tortilla vegetariana para mi amiga y una generosa porción de panqueques para mí. El café, servido con una pequeña jarra de leche, era un poco aguado para mi gusto, pero también nos sirvieron un poco de zumo de naranja para acompañar la comida. La camarera era muy amable, además de rápida, y todo el desayuno costó menos de $6 para cada una. (¡más la propina de $1,50, claro!). El cajero estaba sentado detrás de un pequeño escritorio frente a un cuadro muy antiguo,  ¡igual que en un episodio de Seinfeld! Así es exactamente como me imaginaba el lugar y no me decepcionó. ¡Fue la mejor manera de empezar el día y también el mejor desayuno de mi estancia en Nueva York!

Nota: Si desea capturar el momento y tomar fotografías, no olvides preguntar al personal si acepta ser fotografiado. De hecho, cuando pagamos la factura, le preguntamos al cajero si podíamos tomarle una foto y éste amablemente pero con firmeza, nos pidió que no lo hiciéramos. Para ser justos, deben estar un poco cansados de los fans de Seinfeld  y probablemente sólo querrán hacer su trabajo tranquilamente como el resto de nosotros.

Inglés, Francés, Catalán

No comments yet.

Leave a Reply